Casa fundada el 4 de Enero de 1892
 
GUÍA DEL OCIO
Viernes, 2 agosto de 2002

TAPAS PARA SIBARITAS
Luis Cepeda

Era el año 1892. Las tabernas de Madrid empezaban a ofrecer en sus fachadas vinos de la zona y vermuts. Por aquel entonces abría sus puertas La Ardosa. Una bodega que ha sabido mantener el encanto del tiempo y de la historia. Su fiel guardián Angel Monje mima y presume de un local por el que se desvive desde 1979. Su madre se ocupa de la cocina. Hace las tortillas de patatas como nadie. El salmorejo tiene fama nacional. Las fabes con calamares son apetitosas hasta en pleno agosto. Entre las especialidades de la casa destacan también las croquetas, de cecina, de cabrales o de carabinero, y una empanada recién hecha de esas de pasta de verdad rellena de productos frescos y de buena calidad. La cerveza se tira con esmero, tienen vermut de grifo y el trato, tan en desuso en estos tiempos, es delicioso.


 

 

 

Angel Ortíz

 

 

oferta 3x2